Guatemala. Alina Kummerfeldt. “Carta Cero”

AlinaKummerfeldt

 

 

Conjuro para estropear estrategias

 

Amor monopolio me he convertido

en trapecista exclusiva

de tus caderas

de tus hombros
de tu cuello

 

Amor vestido

de lentejuelas

a lo lejos alumbras

puesto ciegas

 

Amor pirotecnia

estallas neón

en huelga de besos

instas la revolución

 

No me conoces aún
soy terca

poseeré tu boca

tus veredas
tu aventurada silueta

 

Extraeré cada una

las sílabas que te componen

hasta dejarte sin música

o sin sombra

 

Te dejaré como término obsoleto
para no usarte en prosa

alivianándote de todo sentido

no tendré

que dar más nada

 

Me bastara este minuto

para secuestrar

tu imagen

y desordenarte

por siglos

 

 

Y coincidir

 

Quién conoce este ciclo de refundir en cajas

cartas canciones vestidos

o gestos

de papel,

derramada de ambivalencias y saudades,

guardando todo para ser

restauradora del recuerdo

mientras esta blasfemia

de postal poema

pretende hacerme materia,

suceda ésta,

la mera coincidencia

con la vida.

 

 

Me cansé

de

que

me

botaran las alas

 

Recogerlas

 

Me cansé

de mares fraudulentos

 

Del

te quiero violento

hoy

mañana

somos

sólo

extraños

 

 

Exorcismo

 

A la penumbra del anémico papel

tanto atisbé el alba

que me quedé

en un siempre navego

en un mar perpetuo,

con un crucifijo que desaparece

hasta volar las lágrimas,

reventar la verdad en teclas,

colapsar los dedos

que redactan reos

exorcistas

de un cuerpo.

 

 

Ahogar la palabra

 

Perdona,

habrán días

en los que sólo piense en verbo,

no en sujeto,

en los que nunca piense en compañía,

sino en acuchillar

la soledad

con el filo de tu cuerpo

 

Habrán días

en que acabará en nosotros la mala ortografía,

y nos volvamos mudos

de verso

 

No tengo arma de fuego ni otro pretexto que no sea

la misma palabra,

aburrida, cansada,

que nunca menciono

pero guardo como tartamudo láser

en la punta

de la lengua,

y es que a veces no sé otorgarle

nuevas acciones o significados

 

Discúlpame,

a veces soy tan monótona,

de repente terremoto incontrolable

que a diario invoca

vocales

corrompidas

con desgaste

 

Tarde o temprano seremos

un lugar común

una parodia en vano

y yo no podré deletrear tu voz

cuando me pregunten,

a quién amo

 

Sólo quería

ahogar la palabra en un beso,

perdona mi palabra desgastada

– amor -.

 

 

El decreto oculto de Nix…

 

Golpea como aguacero

la superficie

de sulfuro y hierro

 

Ha dictado que somos el ejército

de la vigilia

y luna de hielo,

estamos en guerra

con el letargo perverso

 

Debemos

robar el sueño

antes que el sueño

robe la vida.

 

 

…y su confesión

 

Me confesó,

se conoce

más a alguien

soñando

que despierto

 

Para trastornar

las horas de Medioevo,

haremos una tregua

con la somnolencia,

sólo si

es acompañado

el sueño.

Las bibliotecas también son cementerios

 

En donde queremos descansar poetas

para sueños cobardes y vanidosos

de atravesar la era

 

Somos más que libros más que décadas

Las mil y una noches La Divina Comedia

La Odisea                                  cualquiera

 

Somos menos que un puto sustantivo

La Muerte.

 

 

Estatua

 

Te pido perdón si prometí

no destruir lo que fuimos

con los juegos

al armar en letras

y cartas de gritos

 

Sí erré tu amor bajo el sol

porque fuiste el primero

en fundir

mi soledad

 

Si secuestré tu perfil

por ser triste en el recuerdo

lo trastoqué tantas veces

manoseándolo

y es que en la tristeza

hay

alguna clase de esperanza.

 

 

______

 

 

Alina Kummerfeldt nació en Guatemala en el año 1989. Tiene estudios en Ciencias de la Comunicación y cursó el programa formativo  de Escritura Narrativa en Casa de letras.

Publicó Carta Cero(2011) en Guatemala, Trotamundos de cuerpo (2013) en Buenos Aires, Argentina y Miscere (2015) en Quetzaltenango, Guatemala.

Actualmente reside en Argentina.

*Puede encontrarla en la web: http://alinakummerfeldt.wix.com/alinakummerfeldt

Poeta y director Periódico Literario Carajo.

Be first to comment