Reseña. Ensayo. Del duro oficio de vivir, beber y escribir desde la música del caos de J.M Servín

 

Por Hugo Plascencia

 

Los escritores suelen ser cautelosos, cuando no mezquinos si se trata de revelar sus gustos literarios y formativos, pareciera que suben por su propio pie a un cadalso donde un verdugo les cortará la cabeza ante el alarido de estupor morboso de la crítica y los lectores acuciosos”. Pero ese no es el caso de J.M Servín (Ciudad de México, 1962), escritor y periodista, que con pasión aguda escribe sobre sus influencias artísticas más hondas a manera de homenaje, recopilando una colección de ensayos y crónicas en su más reciente radiografía literaria y musical, con una alta dosis de ficción y estructurada de manera circular.

La obra conformada por un par de secciones, aborda a músicos y autores de diversos puntos geográficos: Símbolos mundanos en vivo y en directo, agrupa a músicos de culto como The Ramones y su incursión en un concierto en la Ciudad de México; un intempestivo viaje a Tijuana días después de los avionazos a las Torres Gemelas de Nueva York; para después acudir al festival de música Lollapalooza donde de manera crítica deshilvana la decadente propuesta del proyecto, la falta de compromiso social y político del rock, así como el marketing y la industria que la conforman; para posteriormente dar paso a su experiencia en Francia, donde de manera analítica, va flaneando por el entorno sociocultural del bricolaje y el mestizaje de los países industrializados y emergentes al compás de la agrupación Le Peuple de L’ Herbe.

Pero Servín no para, en su ruta nos conduce al festivo y pluricultural barrio de Pigalle donde se dan cita los travestis para degustar algo más que una copa con la música “melancohólica” de fondo de Gainsbourg y su Je t’aime…moi non plus; ahonda en el underground español siguiendo la huella de Albert Plá; y finaliza con un texto sobre el cantante de música popular mexicana Valentín Elizalde y su narcotragedia.
En la segunda sección Los Tipos duros sí escriben, contempla un importante cúmulo de escritores marginales de la literatura transgresora entre los que destacan: Céline, London, Ellroy, Welsh, Ellison, Lardner, Bukowski, Carver, Chester, Danny Martin, Iceberg Slim, Algren y Hunter Thompson. De esa manera, el hilo conductor entre músicos y escritores es “la periferia” que los marcó a lo largo de su trayectoria de outsiders, como comenta Servín al llamarlos “exploradores iconoclastas de lo más profundo de la experiencia humana”, teniendo como común denominador la estética del “feísmo”. Por lo que el presente tomo se aprecia por remar a contracorriente de todo canon de la tradición literaria. Concatenando un conjunto de experiencias y anécdotas confabuladas en ciudades incendiarias que fueron caldo de cultivo para germinar a grandes genios del arte. El estilo discursivo, es antisolemne, honesto y franco a través de un lenguaje sencillo y directo en el que nos deja ver que la literatura, la música y la vida, son una misma.

 

Del duro oficio de vivir, beber y escribir desde la música del caos

J.M. Servín

Ediciones Cal y Arena

 

Poeta y director Periódico Literario Carajo.

Be first to comment