BRASIL. Pedro Lago: “3 POETAS BRASILEÑOS”

tres poetas brasileiros pedro lagos

Manuel Carneiro de Sousa Bandeira Filho, Manuel Bandeira (Recife, 19 de abril de 1886 –  Rio de Janeiro, 13 de outubro de 1968) – Además de poeta, fue crítico literario y de arte, profesor de literatura y traductor. Inserto en el modernismo brasileño, es miembro de la Academia Brasileira de Letras. Esencialmente lírico, es considerado por muchos como uno de los más grandes poetas brasileños. Su poesía atraviesa varios estilos y muchos de sus poemas son considerados antológicos. Publicó importantes libros de poemas, con especial destaque para A Cinza das Horas (1917); Carnaval (1919), Libertinagem (1930); Estrela da Manhã (1936) y Estrela da Tarde (1960). Manuel Bandeira es influencia fundamental para muchos poetas, y sintetizarlo en solamente tres poemas sería injusto, sin embargo…

 

 

 

BUEY MUERTO

 

Como en turbias aguas de inundación,

Me siento a medias sumergido

Entre destrozos del presente

Dividido, subdividido,

Dónde gira, enorme, el buey muerto,

 

Buey muerto, buey muerto, buey muerto.

 

Árboles del paisaje tranquilo

Con vosotros – altos, tan marginales!

Queda el alma, el alma atónita

Atónita para jamás.

Que el cuerpo, ése se va con el buey muerto,

 

Buey muerto, buey muerto, buey muerto.

 

Byeu muerto, buey descomedido

Buey espantosamente, buey

Muerto, sin forma o sentido

O significado. Qué fue

Nadie sabe. Ahora es buey muerto,

 

Buey muerto, buey muerto, buey muerto.

 

 

 

LA MUERTE ABSOLUTA

 

 

Morir.

Morir de cuerpo y alma.

Completamente.

 

Morir sin dejar el triste despojo de la carne,

La exangüe máscara de cera,

Rodeada de flores,

Que se pudrirán – felices! – un día

Bañada en lágrimas

Nacidas menos de la nostalgia que del espanto de la muerte.

 

Morir sin dejar acaso un alma errante

¿En camino del cielo?

Pero ¿qué cielo puede satisfacer tu sueño de cielo?

 

Morir sin dejar un surco, un trazo, una sombra

El recuerdo de una sombra

en ningún corazón, en ningún pensamiento

En ninguna epidermis.

 

Morir tan completamente

Que un día, cuando lean tu nombre en un papel

Preguntarán: “¿Quien fue?…”

 

Morir aún más completamente

-Sin dejar siquiera ése nombre.

 

 

POÉTICA

 

Estoy  harto del lirismo comedido

El lirismo bien educado

El lirismo funcionario público que marca tarjeta

sigue el protocolo y reparte palabras de aprecio al señor director.

Estoy harto del lirismo que se detiene para buscar en el diccionario

el carácter vernáculo de un vocablo.

Abajo los puristas

Todas las palabras, sobre todo los barbarismos universales

Todas las construcciones, sobre todo las sintaxis de excepción

Todos los ritmos, sobre todo los innumerables

Estoy harto del lirismo galanteador

Político

Raquítico

Sifilítico

De todo el lirismo que capitula ante cualquier cosa

que le sea ajena

Por lo demás no es lirismo

Será contabilidad, tabla de cosenos, secretario del amante

ejemplar con cien modelos de cartas y las diferentes

maneras de agradar a las mujeres, etc

Prefiero el lirismo de los locos

El lirismo de los ebrios

El lirismo difícil y punzante de los ebrios

El lirismo de los clowns de Shakespeare

 

  • Ya no me interesa el lirismo que no es liberación.

 

______

Ana Cristina Cruz Cesar, o Ana C (Rio de Janeiro, 2 de junio de 1952 – Rio de Janeiro, 29 de octubre de 1983) – Poeta y traductora. Empezó a escribir muy joven y ya mostraba un gran talento. Poeta normalmente ubicada en la “Geração Marginal” de los años 70’s, que tenía como característica principal la publicación independiente en mimeógrafo. Ana Cristina Cesar publicó sus libros de poemas Cenas de Abril; Correspondência Completa; Luvas de Pelica y A Teus Pés. Además tradujo autores como Emily Dickinson, Sylvia Plath, Katherine Mansfield y otros. Ana C es una poeta muy celebrada, sobre todo entre los jóvenes poetas.

 

 

Miro por mucho tiempo el cuerpo de un poema

Hasta perder de vista lo que no es cuerpo

y sentir separado entre los dientes

un hilo de sangre

en las encías

 

 

 

 

FLORES DEL MÁS

 

despacio escriba

una primera letra

escriba

en las inmediaciones construidas

por los huracanes;

despacio mida

la primera pájara

bisoña que

trace

el paño de boca

abierto

sobre los vendavales;

despacio imponga

el pulso

que mejor

sepa sangrar

sobre el cuchillo

de las mareas;

despacio imprima

la primer

mirada

sobre el trote mojado

de los animales;

despacio

pida más

y más y

más

 

 

 

 

 

 

CENTELLA

 

Abrí curiosa

el cielo.

Así, apartando un poco las cortinas.

 

Yo quería entrar,

corazón ante corazón,

entera

o por lo menos moverme un poco,

con esa parsimonia que caracterizaba

las agitaciones llamándome

Yo quería incluso

saber ver,

y en un movimiento circular

como las olas

que me rodeaban, invisibles,

abrazar con las retinas

cada trocito de materia viva.

 

Yo quería

(solamente)

percibir lo intangible

en lo livianísimo que sobrevolaba.

 

Yo quería

agarrar un ramillete

del infinito en luz que a mí se mezclaba

 

Yo quería

captar lo desapercibido

en los momentos mínimos del espacio

desnudo y lleno

 

Yo quería

al menos mantener des-cerradas las cortinas

en la imposibilidad de hacerlas sonar

 

Yo no sabía

que girar del revés

era una experiencia mortal.

 

 

______

 

Ericson Siqueira Pires (Rio de Janeiro, 30 de mayo de 1971 – Rio de Janeiro, 17 de marzo de 2012). Poeta, performer, profesor universitario. Fue fundador del CEP 20000 (Centro de Experimentação Poética), Corujão da Poesia, Cambralha, FalaPalavra, Grupo Hapax, Banda LapTop Violão y ParadaPalavra. También fue editor de la Revista Global Brasil y militante de la Rede Universidade Nômade. Doctor en Estudios de la Literatura por la Puc-Rio, fue Profesor del Instituto de Artes de la UERJ y participó en el PACC (Programa Avançado de Cultura Contemporânea) de la ECO-UFRJ. Participó en el programa Oncotó de TV Brasil. Publicó Cinema Garganta, en 2002; Zé Celso e a Oficina-Uzyna de Corpos, en 2005; Cidade Ocupada, en 2007 y Pele Tecido en 2010. Ericson fue una figura fundamental y determinante en todo lo que se desarrolló en poesía, artes plásticas y teatro en las décadas de 90 y 00. No solamente creando y desarrollando el lenguaje, como también insuflando creatividad y subjetividad en todos los autores con los cuales se ha relacionado. Ericson ha sido interlocutor fundamental en el diálogo entre artistas de distintos lugares, frentes, lenguajes, áreas y colectivos, actuando, de esta manera, también en el ámbito académico. “El tejedor sigue”

 

 

MAR DE ROSAS

 

Vivo en la ciudad con manos atadas pecho abierto oídos atentos

Todos los caminos ya me son conocidos

Ya no sé si puedo escapar cómo puedo escapar

 

(escapar)

 

La ciudad continua envolviendo completamente

Sus mil ojos de quien no me ve

Sus tantos brazos de quien no me escucha entero

 

completamente

 

La ciudad sigue siendo flujo ininterrumpido de las horas

Yo ya no sé dónde estoy ni dónde he estado

Qué hora es cómo has estado quién eres nunca supe

 

horas

 

La ciudad pasa por mí

Yo espectador pasivo trato de mantener la mirada atenta

Ella fluida imaginaria concreta me pega en la cara con sus

 

sinsabores

 

La ciudad se bifurca

Y en la medida que me lanzo sobre ella

Olvido dónde he estado y nunca supe con quién era siempre

 

hace poco

 

La ciudades son ciudades imposible retenerlas en sólo un puñado

Ya no vivo en la ciudad

Quiero el ahora

en los jardines de los instantes

 

 

CANTO III

                                              (misterio de la necesidad)

 

– el que escribe es

también el que

es escrito-

la potencia

de nadar en el tiempo

la insistencia

de sentir el hilo

el deseo

de brotar acaso

 

 

sigo inventando el instante

contínuo

mantengo mis sentidos alerta

despierto

imagino un mundo que no termina

destaco

 

y ya no pasará cosa alguna que no se pueda inventar

y no olvidaremos absolutamente que se puede olvidar

y no podemos quedar inertes ante el inmenso centro sol

 

los cambios son encuentros de mundos que se mueven

 

-todo pulsa-

 

es necesario hacer listas interminables

cruzar líneas inacabables

tejer sueños inimaginables

 

es necesario coser la ropa que separa el día de la noche

el guante que cosecha el plato del sol

el pantalón que cubre el rojizo del cielo

 

es necesario crear en el pecho el grito que hilvana los hilos

 

el grito frío del calor que quema

 

el grito de todos los gritos de todas las pasiones

de todos los anhelos de todas las medidas

el grito de todos los cantantes de todas las desdichas

de todos los que mienten de todos los que gritan

 

de todos

los que traicionan

los que ensucian

los que cambian

los que luchan

los que sacan

los que escapan

los que trazan

los que pueden

de todos

los que parten

los que priman

los que salen

los que vibran

los que astillan

los que lamen

los que sienten

los que gozan

 

es necesario devorar león ser león tener melena de león

correr como león rugir como león cuando ruge león

oler como huele el león

atacar el león

 

es necesario llevar el día a rodar el culo de la boca

la boca a gemir goce luna

la luz a besar el útero sol

 

es necesario mantener el cuerpo abierto

la cima abierta

el toque abierto

el enfoque abierto

 

mantener abierto todo lo que escurre

todo lo que fluye

-pensar:

necesidad-

 

traer los hilos

nuevo novillo

hacer los hilos

muevo molino

perder los hilos

 

 

gritar una supernova a cada minuto

 

–  el amor brilla –

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BAJO EL CIELO DE GUANTÁNAMO

 

Yo amo el cuerpo delgado de los jóvenes presos de Guantánamo. El contorno, la lista, el trazo, la línea. Bajo el cielo de Guantánamo, luz. Las siluetas tristes y ligeras de los jóvenes de Guantánamo. El paseo rastrero de los gestos, las rodillas limpias, las manos limpias, el rostro mirando a Dios en las manos limpias de los jóvenes de Guantánamo. Las cabezas lisas, las quijadas agudas, los ojos viendo el blanco de los ojos de Dios en Guantánamo. Las pequeñas alas, los gritos cantados, los pulsos, los tobillos torneados por la estadía amarga de los jóvenes de Guantánamo. Yo quiero el cuerpo fino de los jóvenes de Guantánamo. Yo quiero la línea tenue, linda, triste de los jóvenes de Guantánamo. Toda la juventud perdida de Guantánamo escurre hacia el cielo. El cielo es índigo, es la tierra prometida, los cuerpos lisos de los jóvenes de Guantánamo. Nunca nadie ha estado tan cerca del cielo de Guantánamo. Yo quiero el cielo de los cuerpos lindos de los jóvenes espigados de las arenas de Guantánamo. Yo quiero el cielo y todo el amor libre de los detenidos naranja y toda la nota suelta de las rezas tiesas y toda palabra negada de los lindos jóvenes en el desierto de Guantánamo. Allá, me vuelvo otro, entero otro. Allá, mi cielo.

 

Poeta y director Periódico Literario Carajo.

Be first to comment