México. Luís Téllez. “BUSCA OTRO AMOR: POEMAS NORTEÑOS Y DE RUPTURA (FRAGMENTO)”

busca-otro-amor

Quisiera que me hicieras mucha falta

 

…los niños me preguntan por su madre
cuando miran que su padre
ya se muere de llorar.
Gabriel Jiménez

 

No hay novedad

No, no te preocupes por mí.

Preocúpate

por los niños,

por las visitas de la trabajadora social,

por el recibo de la luz y el del teléfono,

por la válvula de la olla exprés,

por las medicinas de tu papá,

por las goteras de la sala,

por el carnet para comprar en la tienda sindical,

por el cable del dvd,

y el aparato para podar el pasto.

 

El canario y el rosal ya no los tengas en tu lista de pendientes, e insisto yo también ya debo salir de esa lista, porque aunque quisiera, ya no me haces falta, no quiero gritarte que regreses.

 

¿Qué hago con tus sandalias y con tu bata de baño? Comprenderás que cuando alguien viene a hacerme compañía no es lo más grato que sigan en donde las dejaste.

 

Una última cosa, te llevaste mi crema para la cara y mis pastillas para el insomnio.

 

 

 

Busca otro amor

 

Pídele a Dios,
que te cases con un rico,
no te castigue,
y te cases con un pobre,
pídele a Dios,
que no te salga de cobre,
y no te encuentres
un borracho como yo.
 
Raymundo Pérez y Soto

 

 

 

Busca otro amor:

Posa tu cabeza sobre el hombro de tu compañero de asiento en el autobús, suelta ese pequeño suspiro con el que duermes.

Sonríe al que esté delante de ti en la fila para el cine, dile que se parece al protagonista de la película.

Pídele sus apuntes al más avanzado de la clase de alemán, devuélvelos con mensajes obscenos.

 

Busca otro amor:

Pregúntale al carnicero cómo preparar cohete mechado, invítalo a cenar esa misma noche.

Ofrécele aventón a tu vecino de escritorio, provoca silencios incómodos durante el trayecto.

Poncha una llanta a la bicicleta del nuevo vecino, ofrécete a cambiarla para luego, dar un paseo juntos.

 

Busca otro amor, busca otro, amor.

 

En los autobuses que no abordo, los cines a los que no voy, las clases que no tomo.

Aprende a cocinar, a no subir a extraños a tu auto, a reparar bicicletas, busca otro, amor.

 

Y pídele a Dios que te toque buena suerte.

 

Cien gramos de casi todo

 

Hay que darle gusto al gusto,
la vida pronto se acaba,
lo que pasó en este mundo
nomás el recuerdo queda,
ya muerto voy a llevarme
nomás un puño de tierra.
Gregorio Aguilera

 

Que en tu mano quepan cien gramos de polvo, que puedas tomarlos de alguna maceta de helechos, de cualquier jardín donde florezcan los duraznos, del bosque de oyameles en el que tras comer tortas y tomar vino me besas.

 

Que el potencial de Hidrógeno del contenido de tu mano sea neutro, ni alcalino ni ácido, para no afectar el surgimiento de microorganismos que vuelvan fértil la composición orgánica de mezcla, que has de obtener de un estrato alto, para que no te provoque asco la textura de algún insecto escondido bajo las hojas en descomposición.

 

Pero igual dará que sea grava de la construcción contigua a tu casa, o cascajo del que forma cerros en el baldío en el que nos escondemos cuando vemos venir a tu padre, o grenetina de la que usa tu tía para las gelatinas que vende afuera de la secu donde te conocí.

 

Antes de que elijas las partículas que encerrarás entre tus dedos, súbele al estéreo y destapa una cerveza, vayamos a ese baldío, corramos al bosque de las tortas y el vino, perdámonos bajo los ocotes como los microorganismos que se hunden en la hojarasca.

 

Y  después, cuando muera, igual, destapa una cerveza y súbele al estéreo.

 

 

____________

Luis Téllez-Tejeda. Naucalpan, 1983. Es poeta, cronista y promotor cultural. Es coautor de Espacio en disidencia (Praxis, 2005), Al frío de los cuatro vientos (Instituto Mexiquense de Cultura, 2006), Una raya más. Ensayos sobre Eduardo Lizalde (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2011) y autor de los libro de poemas Media tarde (Literal, 2010), Soñar tu insomnio. Caja de costura (La Dïéresis Editorial Artesanal, 2012) y Busca otro amor. Poemas norteños y de ruptura (Mono, 2013). Su libro más reciente es Morinia (Oink, CONACULTA, 2014), una guía de viajes a la memoria para niños. Ha publicado poesía, crónica y ensayo en revistas como Solario, Viento en vela, Punto de Partida y el Periódico de poesía, ha participado en encuentros nacionales e internacionales de escritores jóvenes. Se dedica a la docencia y la edición.

Poeta y director Periódico Literario Carajo.

Be first to comment