Argentina. Flavia Calise. Tres poemas.

 

La vida secreta de los muertos

preguntá qué hay debajo

si caes en la marea de una fiesta

hay botellas secas sobre la pared

no sacudas el santuario que conservo

para sentirme mejor

no es posible sostener

tantas serpientes con las manos

desde el living se puede escuchar el mar

es el tiempo mojando lo que ya tocó

cerca de las raíces estalló una cara

y no se enfría

como envuelta en aluminio

espejada por el pulso

de venas metálicas

rompen las olas en un fondo fino

o por lo menos se mueven

condenándome a una nueva

oportunidad

no salgo ni tampoco existo

si el agua para abajo hunde

y el agua para arriba ahoga

pero que nadie absorba

lo que me da esperanza

pero que nadie diga

que toda la rabia importa

impulso dulce no es desesperación

tal vez sea ternura

 

 

El incendio que hicimos en tu casa

barriendo los vidrios de una fiesta

encontré tu chip bajo la mesa

tenía poemas hermosos

y todas las fotos del incendio

que hicimos en tu casa

curtí el neón de los bares

los taxis filosos el hambre

la noche de anoche las ganas

no llegué al elemento

que sobreviva al fuego

material de lengua radiante

como el sol que cubre una calle

que no es relámpago

que brilla en el aire como tiritas finas

de cadena de oro

todo el tiempo estoy en el incendio

dentro un edificio sintético

donde cae fuego siempre

primero es rojo que enciende

después es negro que entierra

camino sobre el desastre de un edificio de altura

caen objetos que aún no toco

paredes se manchan de lava enferma

todo lo que tocan mis brasas

se rompe

nada valioso habrá en este incendio

ningún sonido que pueda verse

o la piel de plástico perlado que incendió la casa

no hay baldosas que pisar con brazos debajo

que salgan y ofrezcan agua

las llamas sostienen pulsos más fuertes

de lo que duran

no todo lo ardiente está vivo

también se puede quemar a un muerto

 

 

Sector Yolanda

vivimos en la cuidad

que se incendia cada tres años

 

obreros restauran el puerto y los bares

mantienen sus puertas intactas las casas

sujetas por cerros que no se quemaron

 

cae la noche sobre la costa

no sé si son luces o astros

que iluminan lo que quedó del centro

no quiero volver a pasar la mano por la herida

con el relieve

de una fruta cortada al medio

 

o volver al brillo del cuerpo dorado

de las escaleras que como serpientes

recorren un consultorio moderno

 

ni ver a la enfermera con lo ojos rojos

y la boca abierta por el fuego del viento

mientras se pregunta

 

dónde se encuentra la raíz

del lenguaje

 

*****Flavia Calise nació en Enero de 1992 en Buenos Aires. Es poeta, co-editora del fanzine “AludZine” y curadora del ciclo de poesía “La leyenda del vampiro floral” (2015). Publicó tres poemarios “Diario en carmesí” (Letra viva, 2012), “Las canciones que les gustan a los muertos” (Dunken, 2015) y “El incendio que hicimos en tu casa” (Textos intrusos, 2018). Además fue parte del primer número de AludZine con una serie de poemas titulada “Regalos tecnológicos” (Ediciones Francia, 2017). Sus poemas han sido publicados en revistas virtuales e impresas como “Revista Sandía”, “Revista Sergei” y “Revista Caligari” “Journal RelevO” (diario Brasileño), entre otras. Forma parte de un libro de autores jóvenes publicado este año por “Hago cosas”, una editorial Española. Junto con Maximiliano Muti y Nicolás Capeluto coordina un ciclo poético/teatral llamado “La velocidad del fuego” donde distintxs directorxs coordinan y dirigen obras a partir de textos de poetas contemporáneos.

Poeta y director Periódico Literario Carajo.

Be first to comment