El Salvador. Noé Lima. “EL MIEDO ES UN DIRECTOR DE ORQUESTA”

el miedo es un director de orquesta

 

 

LO COTIDIANO EN “EL MIEDO ES UN DIRECTOR DE ORQUESTA” DE

RICARDO MARÍN.

 

 

Siempre lo cotidiano puede oler a pólvora, a smog triturado en cada avenida, a loción de mujer mezclado con sudor en el autobús de las seis de la tarde o como dijo un viejo poeta “En la calle puede dispararse a la soledad con un poema”. En todo caso, el presente libro abre con una imagen que delata la intención estética del poeta: El miedo.

La realidad siempre será ese trozo del mundo que el escritor escoge para ordenar su opus poético. Sin tanta ayuda de la imaginación, basta salir a la calle o leer el periódico para saber que el entorno que nos rodea siempre lleva muletas.

No siempre puede leerse poesía con tintes urbanos sin vivir la calle, absorberla en el tamaño de un verso y, en este caso muy particular, puede decirse que el miedo tiene siempre la dimensión adecuada en el poema, en esa imagen exacta para rematar con la plasticidad necesaria ese final inesperado:

“…bajo esta lluvia que limpia el año

como una lágrima en la axila de un muerto…”

El miedo es un director de orquesta, editado por ediciones Espiral, en Heredia, Costa Rica, es el tercer libro del escritor costarricense Ricardo Marín. Se divide en tres partes Zarpe diem, donde se explora la vida diaria del poeta en la ciudad; Chispa e’ tren, que es la comparación de las ciudades que ha visitado con San José, como ámbito poético y Karaoke 10, que es el retrato cinematográfico de los bares, con el Karaoke como protagonista principal en cada historia.

El poeta usa las herramientas discursivas con un lenguaje casi enunciativo que, ante todo, busca ese lirismo duro del realismo sucio, el efecto de shock con el lector, el miedo que corroe lentamente, como en el poema “Lamento por Flor Vega”:

“… con el estruendo de los carros

se alejan y se esconden en los pinos

a pesar de tu ausencia nadie las nota

nadie recuerda con aplauso tu voz de trompeta

ni la sonrisa que nos dabas

aunque te faltaran los dientes.”

 

Los poetas en la actualidad mienten para llamar la atención, usan facilismos para que el mensaje llegue al receptor como si se tratara de una fórmula matemática simple. En este libro el poeta se absuelve a sí mismo, la realidad queda marcada como en una carta que siempre medirá nuestro estado anímico:

“…un intento más y casi te quiero

solo faltan tus senos vintage de vuelta

tus cejas amueblando mi pecho

el miedo como un director de orquesta

para lo que venga.”

Dejemos que el poeta hable, que muestre los dientes apretados en cada texto. Es difícil destrozar un libro estructurado con imágenes cargadas de agonía, llevado a extremos liricos y que, sin duda alguna, muestra ese San José escondido en el país más feliz del mundo.

 

 

_____

Noé Lima (Ahuachapán, EL Salvador; 1971). Escritor, poeta y pintor. Fue miembro fundador del grupo literario Tecpán  y desde 1994 participa en diversos encuentros poéticos, dentro y fuera de su país, entre ellos pueden citarse: Manifestarte, Barrilete, Industrial (Guatemala), VIII Encuentro Internacional de Escritores Eunice Odio (San José, Costa Rica) , II Festival Internacional de Poesía El Turno del Disidente (Tegucigalpa, 2012) , al VIII Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango (Guatemala, 2012) y C.A-6 (Managua, Nicaragua, 2012).

Fue miembro del equipo coordinador del suplemento cultural “Altazor” del diario El Mundo de El Salvador. En su haber tiene los libros Efecto Residual (Ediciones Mundo Bizarro, Guatemala; 2004)  y próximos a publicarse: Pabellón Psiquiátrico, ERÓGENA EN 3D y Zumbido.

Poeta y director Periódico Literario Carajo.

Be first to comment