Chile. Julio Carrasco. “En el confín del mundo (Ercilla se aleja del grupo y escribe sobre una corteza de árbol)”

Julio Carrasco

 

En el confín del mundo (Ercilla se aleja del grupo y escribe sobre una corteza de

árbol)

 

Aquí llegó, donde otro no ha llegado,
don Alonso de Ercilla, que el primero
en un pequeño barco deslastrado,
con solos diez pasó el desaguadero
el año de cincuenta y ocho entrado
sobre mil y quinientos, por Hebrero,
a las dos de la tarde, el postrer día,
volviendo a la dejada compañía.

 

Fue al final de un paseo a la playa; me había alejado del grupo para observar el descenso del sol
Inmediatamente después de subir la vista
noté que las nubes se movían en un gran bloque uniforme
El viento soplaba de frente como cuando avanzamos
y daba la impresión de que las nubes estuvieran quietas y la playa en movimiento.
Detenido en el borde del mar podía sentirlo como si estuviera parado en la proa de la Trinidad, buque insignia de la flota de Magallanes
como si la Tierra toda fuera un buque recorriendo el universo
cruzando avenidas espacio temporales iluminadas por las grandes explosiones estelares
Entonces (pensé decírtelo, estabas con los demás)
dibujé nuestras iniciales dentro de una nave espacial con forma de corazón